¡Qué Bella Luna!

November 16, 2007
By

Hoy nos ponemos históricos para compartir el trabajo ejemplar de la siempre sonri-ente Kathie Mainzer. En este mes de noviembre, una de sus criaturas más exitosas cum-ple 14 años y allá vamos no sólo a darle los saludos correspondientes, sino a celebrar lo que significa uno de los restaurantes más exitosos de Boston.

Kathie Mainzer and her partners, Carol Downs and Charlie Rose, founded Bella Luna fourteen years ago as ‘’a side business.” At that time they were activists, working with mothers on welfare, anti-violence programs, and gun buy-back efforts. They chose Hyde Square in a hard moment and made a reality of a neighborhood-oriented restaurant. Today, with the success of Bella Luna, the area flourishes as an example of how to improve the community. If you visit the restaurant this month, you can enjoy complimentary appetizer or dessert. Don’t forget the coupon.

Lo que auguramos en uno de los primeros artículos que se conservan en una de las pa-dres del local que está en le rotonda de Hyde Square hay está totalmente superado y con esa nota compiten coloridas demostraciones de medios sofisticados que dan fe de la calidad y sabor de todo lo que allí se puede conseguir.
Conocemos no sólo la historia sino el esfuerzo que han demostrado Kathie Mainzer, sus socios y sus trabajadores y por ello vamos a compartir en este comentario las fe-licitaciones que llueven por todos lados.

Muchos dicen ahora que ella es ejemplo de superación para personas que han salido realmente de la pobreza. Pero aquello no fue un regalo. Llegar a su posición de ejecu-tiva de éxito y a tener uno de los mejores restaurantes de Boston no ha sido tarea fácil, aunque ella lo cuenta siempre con alegría.
Ella apostó por Bella Luna en un momento que Stavros Frantzis y otros inversionistas cambiaban el rostro de ese Hyde Square que muchos temían.
Parecía un juego lo que nos presentó aquel 1993 con sus platos pintados a mano y sus pizzas de nombres raros; pero detrás venía un esquena que cambiaría totalmente la forma de ver a ese vecindario.

Nuestro periódico ha relatado muchas veces sus aventuras y hoy no queda más que ir-nos a disfrutar de su exquisito menú o de sus fantásticas bebidas para decir ¡Salud! Y que sigan más años de éxitos.

Andy Zagastizábal