Esperan por una captura

May 14, 2010
By

Andy Zagastizábal

Policías, investigadores, activistas, la madre, la abuela y todo la comunidad están pidiendo ayuda para identificar a los autores de la muerte de Jaewon Martin, un menor de 14 años de edad, baleado cerca de Heath y Parker Street a eso de las 3:30 p.m. en la víspera del día de la madre.

“No puede ser que nadie haya visto nada en un campo de básket cerca a Bromley Heath”, dicen casi todos con quienes hablamos esperando que alguien pueda decir algo en relación a un crimen donde la víctima no tiene nada que ver con pandillas o récordes policiales.

El velorio se realizó en Greater Love Tabernacle, donde el pastor William Dickerson dijo que los líderes de la comunidad no pueden quedarse tranquilos mientras la criminalidad sigue en aumento. Pero, en tanto, se hizo un santuario del campo deportivo donde cayó Jaewon con flores y juguetes que se dejan como un silencioso recuerdo del menor y la protesta por el horrendo crimen que conmueve Jamaica Plain, Roxbury, Mission Hill. Dorchester y vecindarios cercanos donde los campos de básket están vacíos por el temor que tienen los jugadores y por el consejo de madres y activistas “de evitar esos campos mientras persista el peligro por la falta de captura de los autores de la balacera donde fueron atacados Jaewon Martin y un amiguito de 16 años de edad.

Desde entonces la zona de Jackson Square es un hervidero de policías. Se les puede ver caminando, en bicicletas o en automóviles sin identificación o en sus patrullas. Se les puede ver igualmente con uniforme o con vestimenta de “camouflage” porque son de los “undercover” que el vecindario y los jovencitos reconocen fácilmente.

Los vimos el domingo deteniendo vehículos que para ellos parecen sospechosos o indagando entre las personas que pudieran conocer al baleado. Especialmente vimos a un grupo numeroso cuando detuvieron a un carrito negro manejado por el que parecía un menor en la esquina de la centre con el edificio que se construye para el futuro desarrollo de Jackson Square. (Seguramente buscaban al “dark-colored vehicle” que fue descrito como abandonando el lugar del incidente).

El operativo fue impresionante, a vista y paciencia de todo un vecindario que “sabía que estaban buscando a los que cometieron el delito del sábado”.

“Sólo en las películas habíamos visto que un campo deportivo se convirtiera en escenario de un crimen”, comentaba Luis González en su Crystal Fruit, señalando que alguna vez había visto a Jaewo en su negocio comprando frutas y vegetales que le encargaron en su casa. “Lucía un jovencito muy correcto y educado”, mencionó.
Ese mismo comentario tenían la madre, la abuela, un tío y otros familiares y miembros de la comunidad escolar que conocían a Jaewon, como un buen estudiante de la James P. Timilty Middle School, donde la directora Valeria Lowe-Barehmi pidió la intervención de consejeros juveniles para “ayudar con el pesar que sentían los compañeros del menor muy querido por todos”.

Desde el día en que ocurrió el crimen han pasado por la casa en Dorchester de la familia Martin el gobernador, el alcalde, la superintendente Johnson, la directora de la Timilty, miembros de la iglesia y activistas de la comunidad para dar sus condolencias y prometer toda la ayuda que permita “entender el momento difícil”.

Es tan difícil que 40 ministros, representantes de instituciones policiales, y encargados de agencias que trabajan con los jóvenes atendieron un llamado del alcalde para reunirse en el City Hall y prevenir un “verano violento, especialmente con parques y lugares de recreo que visitan los jóvenes seguros. Nos tenemos que preocupar porque esta vez se trata de la muerte de un jovencito sin récord criminal ni lazos con las bandas de delincuentes”, dijeron.

Las esperanzas de captura quedaron prácticamente a expensas de la comunidad y en ese aspecto el fiscal de asuntos criminales Daniel Conley dijo que “Alguien tiene que saber lo que pasó y tiene que ayudarnos a sacar a ese criminal de las calles”.
Para hoy día viernes se esperaba un oficio religioso y una ceremonia pública que organizaba la oficina del Representante Jeffrey Sánchez en Bromley Heath “para que la comunidad se pueda unir y sanar las heridas que le ha dejado esta situación, El Centro comunitario del programa habitacional estará abierto para todos los que quieran asistir y quiero reiterar que nadie está pensando que este vecindario es peligroso o que los campos deportivos son malos. Este es un incidente lamentable donde la víctima es un inocente; pero nos tenemos que levantar”, remarcó, agregando que Bromley Heath tiene el centro de jóvenes que funciona exactamente frente al campo de básket a donde pueden llegar los jóvenes hasta muy tarde,”porque siempre hay programas para ellos”.