El viejo Lee

June 11, 2010
By

Me he demorado bastante en hacer llegar este comentario. Lo debí haber hecho hace más de un año cuando mi amigo el profesor de Ciencias Económicas de la Northeastern Stavros Frantzis me regaló emocionado la última producción literaria de Lee Iacocca, con un título bastante sugestivo “Where Have All The Leaders Gone?”.

It’s time to talk about a book that’s been awaiting comment a long time, ever since my friend Stavros Frantzis brought it to my attention. It’s time to say too, like Lee Iaccoca, “‘Am I the only guy in this country who’s fed up with what’s happening? Where the hell is our outrage? We should be screaming bloody murder!’” I’m just quoting his words from his last book, “Where Have All the Leaders Gone?” He has known more leaders than almost anybody else—including nine U.S. presidents, many heads of state, CEOs of the nation’s top corporations, celebrities, and even a pope—and is uniquely suited to share his wisdom, knowledge, and wit about the leadership of America.

Lo leí primero con la delectación que dan los libros que recién aparecen. Después lo leí para tomar notas y hacer un artículo y, después lo convertí en parte de esa biblioteca especial que hacemos cerca de nuestra almohada o nuestro velador para no “olvidarnos”, de hacer la nota en la primera oportunidad que tengamos.

A pesar de su importancia confieso que lo fui relegando para dar paso a otros materiales que se imponen a la hora de hacer la selección. Pero ya no, es un momento crucial de la historia política y tenemos que hacernos la misma pregunta de este hombre de 82 años Diplomado en Ingeniería Industrial en la Lehigh University (Penn), que ascendió de vendedor a Presidente de la Ford Motor Co. y, después, rescató a la Chrysler Corporation de una situación peor de la que atraviesa el país. Hay que leer su libro para saber qué estuvo haciendo después del retiro y del giro que le ha dado a su vida formando más de una fundación que quiere cambiarlo todo.

Pero volvamos al libro. que podemos traducir como “¿A dónde se fueron los líderes?” (Simon & Schuster, 2007), co-escrito por Catherine Whitney porque es un buen momento y concita una buena pregunta, a más de dar pie para otras reflexiones.

La buena pregunta no es “dónde se han ido” los dirigentes que la nación estadounidense necesita (porque es tan fácil contestarla, como es decir, “se han ido a la ultraderecha conservadora y al neoliberalismo”). La pregunta importante es quiénes son los desaparecidos y cuáles son las cualidades de “liderazgo” apropiadas para definir al dirigente.

No queremos ser aguafiestas para dejarle la oportunidad que sea por si mismo que se introduzca en la lectura y se pregunte como él ¿ Soy la única persona en este país que está hastiada con lo que está pasando?
¿Es el liderazgo un asunto con diferentes significados respecto a sectores y actividad ejercitada por las dirigencias ad hoc? ¿Tiene cada sector necesidades que satisfacer al punto que la medida de su compensación tengan que ser los millones de dólares?

Andy Zagastizábal