Un candidato para alcalde tiene historia de representar el estado

June 21, 2013
By
(Foto cortesía) Representante del estado, Marty Walsh, un candidato para alcalde.

(Foto cortesía) Representante del estado, Marty Walsh, un candidato para alcalde.

De Peter Shanley y John Ruch, Gazette Staff

El candidato para alcalde Marty Walsh quiere asegurarnos que no va a vacilar cuando durante su campaña le preguntamos sobre sus 16 años como representante del estado en Dorchester.

“Mi record es blanco y negro y me da orgullo,” dijo Walsh en una entrevista reciente en la oficina de Gazette, agregando que ha votado en asuntos relevantes como el matrimonio gay y la pena de muerte durante su ejercicio en el State House.

Además de su tiempo como legislador, Walsh habló sobre la importancia de Boston Redevelopment Authority (BRA), agregando que existe la posibilidad para mejorarlo; su perspectiva sobre las escuelas públicas (BPS); su apoyo para un voto localizado para el propuesto casino; y su niñez en una familia democrática y pro-sindicato en Dorchester.

Su padre y su tío fueron líderes de Laborers Local 221 y Walsh fue un trabajador del sindicato.

Walsh entró el State House en 1997 y estuvo inmediatamente enfrentado con una iniciativa para legalizar la pena de muerte en Massachusetts del antiguo gobernador Paul Celluci, quien recién falleció de ALS.

Walsh dijo que en ese entonces había habido muchos asesinatos notables, incluso de un niño de diez años, Jeffrey Curley. Dijo que escuchó a las familias de los victimas de asesinato, que tenían opiniones variadas sobre la pena de muerte. Consideró los dos lados, pero por fin votó contra la legalización de la pena de muerte en el estado.

“Hice la decisión correcta,” dijo.

Walsh habló sobre su voto a favor del matrimonio homosexual, llamándolo “el último asunto de derechos civiles que vamos a enfrentar en este país.” Pero, agregó, hay otros asuntos que merecen atención, como la diferencia salarial de género.

“Fue la acción más histórica que tomé en el legislado,” dijo Walsh sobre su voto en el matrimonio igualitario.

Como legislador, Walsh ayudó a crear un presupuesto. Dijo que los consejeros municipales—como cinco de sus oponentes—no forman un presupuesto pero votan en el presupuesto del alcalde. Dijo que su experiencia como representante es una ventaja para su candidatura.

“Ya he enfrentado algunos asuntos que van a presentarse si llego a ser alcalde,” dijo.

Elaborando en su experiencia, Walsh mencionó su voto para el Education Reform Act de 2010, que permite las escuelas hacer cambios en los contractos de maestros cuando sea necesario para mejorar las escuelas.

Walsh dijo que no quiere tener una ruptura entre las administraciones y los sindicatos de maestros, pero que a veces los cambios son necesarios. Dijo que de alcalde, negociaría con Boston Teachers Union para hacer cambios de contracto que beneficiarían el BPS.

El candidato dijo que la discusión sobre Boston Public Schools ha transcendido los asuntos de moda, como la calidad, la transportación escolar, y las escuelas de barrio.

“Tenemos que profundizar la conversación para averiguar qué está pasando en el sistema,” dijo Walsh.

Dijo que deben existir estándares de comparación para las escuelas que transcienda los exámenes MCAS para asegurar que cada comunidad tenga una escuela de calidad. Dijo que quiere usar otros estándares, como el índice de graduación, y la cuestión de preparar a los estudiantes para la vida real.

Walsh dijo que BPS gasta $15,000 en cada estudiante, casi igual al costo de matrícula en Boston College High School. Dijo que si el índice de graduación de BC fue el mismo de BPS (alrededor del 60 por ciento), la gente se enfurecería.

Walsh dijo que los estudiantes deben tener la oportunidad de escoger de una variedad de escuelas, incluso escuelas de vocación, escuelas de innovación, escuelas particulares y escuelas normales.

“Dales la oportunidad de escoger,” dijo.

Walsh dijo que está a favor de extender la jornada escolar, citando el programa exitoso de preparación para MCAS en el Neighborhood House Charter School en Dorchester. Ofrecido por la madrugada, mejoró las notas para el examen.

Dijo que la educación necesita empezar temprano, y que los años entre el nacimiento y los 3 años son cruciales. Walsh dijo que debe existir un programa que colabore con los hospitales para apoyar a los nuevos padres, empezando con una bolsita de regalos al salir del hospital.

Le preguntamos a Walsh sobre el desarrollo en la ciudad. Walsh dijo que la planificación y el desarrollo necesita ser más conectados. Notó las propiedades en 225 Centre St. y en 161 S. Hungtington. Las dos son propiedades con mucha densidad, pero la primera tuvo un mejor proceso de planificación y, debido a eso, una mejor recepción de la comunidad local, comentó Walsh.

Sobre BRA, la agencia que controla el desarrollo en la ciudad, Walsh dijo, “No se puede acabar con una organización como esa. Es vital para la ciudad.”

Pero, admitió, el rol de BRA necesitaría ser evaluado, para solicitar más participación comunitaria.

Sobre el desarrollo, Walsh agregó que Hyde Square es completamente diferente que hace 20 años, con restaurantes, apartamentos y edificios multiusos. Pero dijo que hay que tener un balance entre crear oportunidad y mantener la identidad del vecindario.

“La ciudad está perdiendo la clase media, y con ella nuestra identidad,” dijo Walsh.

Se acuerda de un tiempo cuando se distinguiría una casa por la familia que la habitaba. Walsh se crió en Taft Street en Dorchester, donde había una mezcla de familias irlandeses, polacas, italianas y africanas. Dijo que nunca había tensión racial y que todos se apoyaran.

Walsh mencionó su apoyo para un voto limitado a la gente de East Boston para el casino propuesto para Suffolk Downs. Dijo que no le parece justo que la gente de afuera dicten lo que sería mejor para East Boston. Hizo una comparación con una controversia en los 1960s, cuando los New England Patriots querían construir un estadio donde se queda el Pope John Paul II Park en Dorchester. Dijo que no le gustaría que la gente de otras comunidades tuvieran la oportunidad de votar en un estadio en Dorchester.

“Si no conseguimos un casino, sobreviviremos,” dijo Walsh, notando que Boston no es Atlantic City y que un casino sería una sola parte de la rompecabezas económica.

El Gazette preguntó a Walsh si había visto el partido Bruins la noche anterior. Dijo que sí, aunque tuvo que levantarse temprano para continuar sus actividades de campaña. Comentó que estaba en Boston Garden en 1990 cuando los Edmonton Oilers vencieron a los Bruins 3-2 en triple prórroga, el partido más largo en la historia de los finales de NHL.