Fiscal De Distrito Era Una Deportista Universitaria

La nueva Fiscal de Distrito del condado de Suffolk, Rachael Rollins, fue una atleta de la primera división, y el campo de juego es donde obtuvo por primera vez su amor y respeto de la ley.

Rollins creció en una familia numerosa en Cambridge, y los deportes formaron parte de su familia desde el principio, mucho antes de que ella pensara en el sistema legal.

Rollins dijo que era la capitana de todos los deportes que jugaba, pero fue en el campo de lacrosse donde ella era la más sobresaliente.

“Mis padres me dijeron que era una buena atleta y buena estudiante y que necesitaba una beca si quería ir a la universidad”.

Después de ganar un campeonato nacional en el nivel de secundaria en 1989, obtuvo una beca completa de primera división para jugar lacrosse en la Universidad de Massachusetts-Amherst. Sin embargo, después de un primer año excepcional, Rollins y sus compañeros de equipo se enteraron de que su deporte fue eliminada debido a recortes presupuestarios.

Aunque ella pudo mantener su beca, parecía tan injusto.

“Yo y algunos otras atletas femeninas nos reunimos con el Director de Deportes“, dijo.

No hubo cambios, pero Rollins dijo que todo cambió cuando consiguieron un abogado.

“Nuestro abogado amenazó con una demanda por el Título 9”, dijo. “El Director de Deportes cambió completamente su tono y todos nuestros equipos volvieron a instituirse”.

Rollins dijo que era la primera vez que vió cómo la ley puede empoderar y hacer justicia. Y fue una experiencia impactante.

“Cuando era joven, pensé que los abogados eran increíbles. Hacen que todos se pongan en línea y que las cosas cambien”.

Fue el momento que definió su larga carrera legal con MassPort, la ATMB, y ahora como Fiscal de Distrito.

Sin embargo, fue lo que sucedió después de la reinstalación de los equipos que más la enseñó.

Ella dijo que cuando finalmente reunió el equipo, ella era la única jugadora experimentada que quedaba. La atleta pronto se convirtió en la capitana de un equipo que no era capaz de ganar.

Sin embargo, dijo que era el momento más importante de su vida, liderar un equipo que probablemente no iba a ganar, pero que aún podía lograr algunos objetivos.

“Fue una de las mejores experiencias de aprendizaje”, dijo. “Cualquiera puede estar presente cuando las cosas van bien, pero ¿dónde está usted cuando las cosas se ponen difíciles? ”

Su optimismo durante una temporada de pérdidas cambió la vida.

“Esos son realmente los años en los que batí récords que aún conservo debido a la cantidad de goles que metí”, dijo.

Ciertamente, el final de su carrera atlética no significó el final de esas valiosas lecciones. De hecho, dijo, han sido los deportes los que le enseñaron sobre la justicia y el liderazgo.

“Cuando ves a una mujer en roles de liderazgo, a menudo esa mujer practica un deporte”, dijo. “Nos enseña sobre la inclusión, el trabajo en equipo y la perseverancia”.

Y en la oficina, ella se está adaptando ser nuevamente la líder. Eso, dijo, requiere las habilidades que perfeccionó en los campos atléticos. Hoy en día, Rollins no pasa mucho tiempo en el campo de juego, pero disfruta ver a su hija correr y ganar campeonatos. Es alentador, dijo, ver a las niñas y las mujeres jóvenes con tantas oportunidades, oportunidades dadas por las generaciones anteriores.

Leave a Reply

Your email address will not be published.