Sólo porcentajes

April 13, 2007
By

Editorial

Acaba de aparecer un estudio hecho entre la juventud que demuestra el miedo terrible que hay como consecuencia de la violencia que afecta nuestra capital. Lo peor es que quienes han respondido a la encuesta refieren haber experimentado violencia con armas: 7 por ciento dijo que había sido víctima de un tiroteo, un 20 por ciento presenció una balacera y un 19 por ciento señaló que un familiar o un amigo recibió un balazo.

Teens interviewed across Massachusetts told researchers they are afraid, citing widespread violence. Twenty-five percent of survey participants said that none of their neighbors would report a gang-related crime, with 64 percent saying that people don’t report such crimes because they are afraid of being beaten up or killed. Despite the state’s leadership on public safety, 7 percent reported being the victim of a shooting, 20 percent reported witnessing a shooting, and 18 percent reported a family member or friend being shot at. Is this a call to do something? City Councilor Chuck Turner says, “Marches are useful.”

La investigación entre jóvenes que asisten a los clubes de muchachos y muchachas concluye que 64 por ciento de ellos no podrían reportar un crimen por el miedo a que los maten o terminen golpeados. Se podrá decir que esta no es ninguna novedad; pero se vuelve a tratar el tema en medio de un incremento de la violencia que ya lleva más de una decena de víctimas en lo que va del año y recrudece cuando se da el caso de una muerte accidental donde había un arma sin licencia ni propietario conocido.

Este ultimo incidente ocurrió en Jamaica Plain y afecta a familias de origen hispano que se ven en la encrucijada de no saber cómo reaccionar.

Ya el asunto fue a corte y hay una madre desconsolada que repite “¡¿por qué me lo quitaron?!, mientras los familiares de ambas partes dicen “era bueno, muy bueno”.
19 años tenía el que murió y 17 el acusado de hacer el disparo y los dos tenían apellido Báez. El acusador público dijo que el homicidio no fue intencional; pero la fianza decretada para el muchacho habla de una situación difícil que su abogada trata de aligerar. El asunto legal es aparte, lo que concierne es que esta nueva víctima aumenta el número de los que mueren baleados en Boston.

Este es momento para llamar nuevamente a tratar de hacer algo y no organizar marchas, “porque son inútiles”, como dice el concejal Chuck Turner. Es, más bien, un momento para ver las raíces de una situación que no es parte alejada de la falta de motivación a la que se ha empujado a la juventud. Quizá podríamos preparar nuestras ideas para participar en el forum de paz y prosperidad que habrá en la Iglesia Bautista de Roxbury (150 Warren Street) el 30 de este mes o ayudar a nuestro jóvenes de 13 a 17 años de edad para escribir (menos de 500 palabras) sus sugerencias y enviarlas al PO Box 301119 de JP, antes del 30 de abril.
No es tiempo de seguir lamentando, sino de hacer algo

Andy Zagastizábal