Café con Sabor

June 13, 2008
By

ANDY ZAGASTIZÁBAL

Rita Lara está convencida que el café es adictivo.
No se refiere a la bebida aromática a la que le dan muchas propiedades, sino a la actividad que tiene lugar una vez por mes en la Iglesia San Andrés, de la esquina de Amory y Atherton.

“Vine una vez y automáticamente sigo llegando cada vez que los organizan. Mira hoy, que llegué hasta con mi vaso de café sabiendo que aquí se da el café gratis como parte del programa que, cada vez, es más atractivo y diferente”, nos dice tratando de ocultar ese vaso de papel, mientras en un lugar especial una dedicada Vanesa preparaba todo lo necesario para dispensar ese cafecitoi con leche o “simplemente sin nada, totalmente negro”.

Estamos en el sótano de la iglesia, un sótano muy activo donde mucha historia de la comunidad, o mucha gente de la comunidad ha pasado. Esta vez lo han convertido en centro comunitario y hasta tiene un escenario rodeado de mesas y sillas que se van llenado antes que empiece el espectáculo.
Claro, nos preparamos a un a noche de bohemia, en el más puro estilo de nuestros países, con todo lo que se dice tertulia.

Nadie quiere perderse nada y todos llegan antes de tiempo. Muchos vienen cargados de instrumentos y empiezan a practicar. Otros “no quieren comer ansias” y se ponen a conversar o hacen preguntas sobre tal o cual persona “a la que no ven hace tiempo”.

Nos sorprendimos sin reconocer a Maite Parsi. “No puede ser que haya cambiado tanto en dos años que no estuve en Boston” nos dice y empezamos con ella una conversación que se llenó de recuerdos.

Tiene que ensayar, porque con su guitarra es una de las artistas de la noche y nosotros aprovechamos para saludar a Mirna Rodríguez, quien nos da un rápido recorrido por la iglesia mientras nos cuenta a pasos aceleradotes la historia.

Por ella nos enteramos que el edificio es de propiedad hispana y, a pesar de su denominación no es propiedad de ninguna denominación.

“La propiedad es una cosa y la responsabilidad que conlleva es otra”, menciona destacando que el mantenimiento es una tarea bastante complicada.
Mirna tiene razón porque no sólo se trata de un hermoso edificio antiguo, sino de ver su funcionamiento y mantenerlo activo. “Felizmente hemos conseguido un grupo bastante comprometido y hacer actividades es la mejor forma de conseguir fondos y el compromiso de la comunidad de ser parte de esta iglesia”.

Mientras nos explica se une a la conversación la pastora de la congregación, Patricia Peña, quien habla también emocionada de los vitrales y otras características del acogedor templo que, por fuera, parece un fortín de piedra.

Habrá tiempo para seguir hablando de esta iglesia que debe ser patrimonio de Jamaica Plain. Tenemos que irnos a ubicar en el centro del movimiento porque casi todo está listo para que Jerry Villacrez dé la bienvenida y empiece a presentar el espectáculo donde no hay plato fuerte sino muchos.
Jaime Rodríguez viene a saludarnos y nos explica que “gran parte de la concurrencia es puertorriqueña”. Pero vemos gente de muchos países y muchos llegaron también a contar y cantar como el llanerito venezolano que “está desesperado por presentarse”.

Hay un programa y la “salsa” no puede faltar. Viene Gracias al “Combo de os Aburridos del Solar”, que han venido desde Worcester como si acabaran de llegar desde la “Isla del Encanto”.

Otro que estaba dando vueltas esperando su turno es el Dr. Antonio Martorell. Cuando le tocó su momento, ¡¡¡encantó!!! No fue un discurso sino una charla amigable llena de anécdotas como la explicación de por qué usa carboncillo. “Todo empezó con Martorell D.F.” dijo, explicando que DF significaba “después del fuego” tras un incendio que acabó con su taller. Entonces se puso a pintar y tomó a una hermosa modelo que se llevó orgullosa a casa un retrato al carbón.

La cocina es muy activa y delicadas manos de la Isla se han dedicado a preparar delicias que el público saborea mientras disfruta de la noche.
Le llaman la Hora del Café; pero dura más tiempo aunque empiece como dice la invitación a las 7 de la noche.

“No se pierda la próxima edición de la Hora del Café en la Iglesia San Andrés, que se produce el último viernes del mes”, nos pidió destacar Ramonita Mulero.