No nos quiten

October 10, 2008
By

Seguramente ha visto al anciano que nos trata de vender un método para beneficiarse con las ejecuciones hipo-tecarias. Y si lo vio, no sé si lo tomó en serio o si reaccionó como el grupo de personas que reuní ante un tele-visor para analizar esos mensajes. Mi grupo, naturalmente fue de hispanos que tienen algo que contar en relación a la debacle económica que estamos viviendo y su correlación con la crisis de empresas prestamistas y bancos.

A group of concerned citizens with a wide range of housing and legal expertise have come together to assist distressed homeowners who are or may soon be in the proc-ess of losing their homes due to foreclosure. They announced a series of community foreclosure prevention meetings, the first being held on Wed., Oct.15 at the Prince Hall Grand Lodge in Dorchester, from 6-9 pm.

No podía darle carácter científico a esta reunión porque se trataba de una conver-sación informal después del debate que enfrentó a los candidatos que buscan la vicepre-sidencia en la elección que viene en noviembre.

Pero el tema que tratamos abiertamente fue el de los llamados “foreclosure” y casi todos podían repetir que las ejecuciones hipotecarias en Estados Unidos subieron a un nivel record. Un joven, que hasta hace un tiempo trabajaba en una empresa inmobiliaria quería explicar que la caída de los precios de las propiedades convertía en una tarea difícil vender o refinanciar viviendas para cancelar las hipotecas.

Casi todos tenían lo que es visión del problema y alguien mencionó casos concretos de personas a las que no les queda más que llorar porque ni los bancos ni las entidades financieras pueden detener el asunto que termina con un desalojo forzado.
Felizmente que en Boston o el estado no son tantos como en California y otros estados, dijo alguien y lo callaron contándole el desalojo que ni los activistas de City Life pudieron detener, hace poco. El caso es que navegamos en un mar de desinformación al que se agrega el hombrecito de la televisión que busca vender Cd’s para “comprar por centavos de dólar propiedades que son reposeídas”. La información que ofrece no es la misma que tienen los dueños de ese sueño Americano que ilusionó a mucha gente. Tal vez tenga justificación; pero en estos momento lo que hace falta es verdadera información porque hasta en el paquete de salvación de Wall Street se está hablando de fondos para solucionar la crisis hipotecaria.

Por esto, los que fueron advertidos de una subasta pendiente o tienen la amenaza de ejecución del inmueble tienen que acudir a fuentes creíbles como el grupo llamado “Union of Minority Neighborhoods” que ha juntado a un grupo de expertos en asuntos de vivienda y temas legales para conversar de las posibilidades existentes para salir con éxito de los trámites de ejecución hipotecaria.

Ese grupo nos invita a participar en la reunión que tendrá lugar el próximo miércoles 15 en Prince Hall Grand Lodge, que está en el 24 de Washington Street en Dorchester. La reunión tendrá 3 horas de duración y empezará a las 6 de la tarde.

Andy Zagastizábal

Best of JP 2014