No a $25 millones

February 6, 2009
By

¿Qué es lo que pasa en las alturas de los superpagados en el deporte profesional? ¿Es que ellos ya se olvidaron de sus orígenes populares y sólo piensan en millones? ¿No hay una forma de hacerles entender que mientras todos vivimos con lo poco que ganamos ellos quieren más y más? Esta es apenas la punta de un iceberg de preguntas que nos hacen llegar permanentemente en relación a los grandes contratos de los deportistas y que se han intensificado ultimamente a consecuencia de la disputa que tienen los Dodgers con Manny Ramírez.

Dodgers general manager Ned Colletti confirmed Monday that the club made a second formal offer to free-agent leftfielder Manny Ra-mirez of a one-year contract with a base salary of $25 million. At this moment the “no”is clear to such an offer. Agent Scott Boras has made it clear all winter that he is seeking a four-year contract for his client, a 16-year veteran and 12-time All-Star who left Boston on July 31. Despite rumors—and Boras’s insistence—that other clubs are involved in negotiations for Ramirez’s services, the Dodgers remain the only club known to have made Ramirez a formal offer.

Lo que ha devenido en la mayor parte de comentarios es el publicitado rechazo a una nueva oferta de los Dodgers, de Los Ángeles, por una temporada y $25 millones, por parte del ex jugador de los Red Sox.

La información que circuló profusamente indica que el gerente de los Dodgers se reunió con el agente de Ramírez, Scott Boras y le presentó la nueva oferta en persona. El rechazo de Ramírez fue reportado inicialmente por Los Angeles Times y luego la cadena ESPN. Luego todos los medios indicaron que no se dieron detalles de esta nueva y que había un plazo 48 horas para aceptar la oferta.

No somos expertos en estos asuntos contractuales; pero la profuse informacion nos da a entender que Boras y los Dodgers han estado en una batalla desde noviembre por Ramírez. Esas mismas fuentes nos indican que éstos han tenido diferencias mayorimente por la cantidad de años que Boras anda buscando para Manny, de 4 a 6.

Aquí fue que Los Dodgers cambiaron de estrategia al ofrecerle a Ramíirez $25 millones. Lo que se comenta es que que se está enviando un mensaje claro que lo quieren de vuelta como el segundo jugador mejor pagado en el béisbol. (Alex Rodríguez es el primero.) Esa oferta in-cluiría que le darían la oportunidad de irse al mercado de agentes libres el próximo invierno, cuando se presume que la economía esté en me-jores condiciones.

Las personas que me ayudaron y promovieron este comentario me explicaron que solamente el valor anual promedio del contrato, la nueva oferta es una mejora contra la anterior de noviembre pasado cuando los Dodgers le ofrecieron a Ramírez $15 millones por la temporada 2009, $22.5 millones en el 2010 y una cláusula de salida de $7.5 millones o una opción del equipo por $22.5 millones para el 2011. Así, dicho con-trato habría tenido un valor máximo de $60 millones por tres temporadas de haberse puesto en efecto la opción por parte de los Dodgers.

Sin embargo, ¿quién es el que verdaderamente rechaza?: ¿Boras, que ha estado buscando de manera constante un contrato de $25-30 millones anuales por cuatro a seis temporadas?, o Manny, que sin pensarlo mucho ni tomarse un tiempo simplemente dijo no con un movimiento de cabeza.
¿Ahora qué viene? Lo único cierto es el panorama de incertidumbre en que podría terminar esta danza de millones.

Andy Zagastizábal