Tiempo de cambiar

December 4, 2009
By

Les tocó un maratón de última hora a los candidatos a suceder a Ted Kennedy. Estuvieron el lunes en Boston College y Suffolk University, en martes en el Canal 5 de Televisión y el miércoles en NECN. ¿Que demostraron? Que quieren ser tan liberales como el senador que dejó un gran vacío con su partida y que son coincidentes en su política contra la guerra, especialmente contra la de Afganistán, en la que recientemente tomó posición el presidente Obama.

No one knows the name of the next US senator from Massachusetts, but two things are almost certain: He or she will be a Democrat and will oppose President Obama’s plan to send more troops to Afghanistan. All four Democratic candidates talked about it in forums and televised debates starting last Monday. The four Democratic Senate hopefuls have something else in common: They try to be liberals. The candidates are US Rep. Michael Capuano, Attorney General Martha Coakley, City Year co-founder Alan Khazei and businessman and Celtics co-owner Stephen Pagliuca.

Si las elecciones hubieran sido antes del discurso presidencial quizá el argumento hubiera sido poderoso a la hora de convencer a sus colegas demócratas; pero ya el gobernante habló y los argumentos del Rep. Michael Capuano (D-Somerville), la Fiscal General Martha Coakley, el co-fundador de City Year Alan Khazei y el millonario co-dueño del Celtics Stephen Pagliuca, deben pasar a segundo plano para retomar otros argumentos de campaña que, esta vez, no resultan escandalosos.

¿Cómo funcionará el asunto de la liberalidad? Esa es la pregunta del millón para cualquier analista que intente adelantar resultados de lo que serán las primarias del martes 8, cuando terminarán las posibilidades de tres, porque sólo uno llevará la bandera de los demócratas en las definitivas del 19 de enero.
¿Cuánta expectativa hay en relación a este proceso?

Mucho y poco, porque es mucho lo que se espera del futuro senador que representará a Massachusetts en Washington y poco porque no se espera gran participación en el proceso que sigue a las elecciones municipales donde el votante mayoritario estuvo ausente.

Menos del 30 por ciento para elegir a un alcalde por quinta vez, no es un argumento que pueda respaldar a la democracia y por eso había una gran movilización para tratar de convencer a los que tienen derecho al voto de salir y manifestar sus preferencias.

No sólo es una cuestión de democracia decían activistas como José Morales o el abogado Jeff Ross, sino una cuestión de poder partidario que debería acompañar al candidato que resulte vencedor.

A estas horas se deben estar dando las ultimas manifestaciones de apoyo y cada uno de los candidatos estará esperando que esos apoyos funcionen.
Pero, reiteramos, se trata de elecciones especiales donde las primarias son un reto partidario que en esta ocasión motivó protestas del lado republicano antes de la convocatoria.

Sin embargo, ya todo eso es pasado y lo que cabe esperar es que los candidatos no inicien un fuego final para captar más adeptos.

Andy Zagastizábal