Adiós juventud

March 5, 2010
By

La pasada fue una semana para reflexionar sobre el trato que debemos dar a la juventud que delinque y la forma cómo ya se les viene considerar. La primera llamada de atención fue cuando se capturó a dos muchachitos como los responsables de la muerte de un residente de Jamaica Plain que fue abatido en Dorchester, y el otro cuando se condenó a dos años y medio de prisión y otros cargos a otro joven que cometió el delito a los 16 años de edad.

Geraldo Serrano, a 71-year-old clerk who was fatally shot at Hermanos Unidos Market on Feb. 21, was buried in a Mattapan cemetery with a Puerto Rican flag, a wedding band, and a wooden box of dominoes. Before that Serrano was remembered at Iglesia de Dios Pentecostal on Centre Street, as a loving father and husband, an outgoing man, music lover, and skilled dominoes player. But on the other side, police arrested two Dorchester teens—Onyx White and Martin Freels—and charged them with the killing. At the ages of 16 and 17 respectively, they are now considered adults and await trial in prison without possibility of bail.

El segundo caso fue la mejor demostración que la adolescencia no es protección para mandar a la cárcel por la comisión de delitos. Walter West Jr. es un muchacho de Dorchester que esa semana fue condenado para ir dos años y medio a prisión por haberse presentado en la escuela English High con un arma cargada. En el momento del incidente, en el 2008, tenía 16. Y sólo esperaron que cumpliera los 18 para emitir la sentencia.

En el primer caso se conocieron detalles de cómo ocurrió el asalto en Los Hermanos Unidos, de la Calle Dudley en Dorchester. Los dos asustados muchachitos que presentaron en corte no parecían ser los mismos que trataron de demostrar que tenían valentía suficiente y entraron al negocio donde se encontraron con la resistencia del anciano Serrano. Quisieron amedrentarlo disparando al aire y al no lograr nada, se pusieron tan nerviosos que dispararon al cuerpo. Allí dejaron la adolescencia y la niñez para convertirse en los adultos que procesarán mas adelante. Hoy deberán estar más asustados en la cárcel porque hasta la posibilidad de fianza se las quitaron.

Antes de la captura el panorama era diferente con toda la información fluyendo alrededor del querido Geraldo Serrano, a quien se enterró después de una ceremonia en la Iglesia de Dios Pentecostal en Centre Street, donde Serrano fue recordado como un padre amoroso, un cariñoso esposo, un generoso caballero, un amante de la música y un campeón del dominó. Sus restos reposan en un cementerio de Mattapan, donde lo enterraron con su querida bandera de Puerto Rico, su anillo de boda y su caja de dominó.

Lejos del asunto de la espectacularidad de las noticias tenemos que reflexionar en varios temas, uno de los cuales trae al primer plano de los comentarios el abogado Jeff Ross llamando la atención de activistas y agencias de la comunidad para pedir acción en nuestros representantes sobre el futuro del llamado CORI, especialmente para nuestra juventud.

El asunto es que los senadores no hicieron nada y el Criminal Offender Record Information es una amenaza para el futuro de trabajo, estudios y otras oportunidades para nuestra juventud, especialmente para los de las minorías.

Andy Zagastizábal

Best of JP 2014