¿Culpa de quién?

April 1, 2011
By

Es viernes. 8 de la noche en la estación de Forest Hills. Y estamos con un grupo de pasajeros que espera en el paradero inicial de los buses de la línea 39 y tenemos la misma situación de desconcierto de aquel chofer que aquella noche de frío intenso dio pase libre a todos los que ingresaban al acoplado en su en la ruta hacia Back Bay. No es que se haya sentido generoso con la economía de los usuarios: Simplemente el aparato encargado de cobrar o hacer las transaciones del “charlie” no estaba funcionand apropiadamente y hacía un gesto que todos los pasajeros conocen cuando tapa la máquina y ventea la mano indicando que se debe seguir a tomar asiento.

—————————–
It is 8 at the Forest Hills T Station. And, one more time, it’s a “free ride” on a bus that goes to Back Bay. The machine on the bus doesn’t work. Who is in charge of fixing this kind of situation? I don’t know, because that cold night there was no supervisor or inspector at the tiny control center under the bridge who could answer my questions.
—————————–

Creemos que debe ser desesperante una situación como esa que es una clara señal de un descontrol. Si suponemos que el chofer reportó la anomalía, alguien debió corregir el defecto dela máquina o simplemente cambiar el bus con uno que tuviera la máquina del “charlie” bien. “Eso no sucedería en línea de microbuses que tenemos en mi país’, me comentaba un señor que me explicó que fue dirigente de tranasportación particular. “parece que ellos no toman encuanta de las pérdidas que significa un viaje esos tremendos carros”, agregó.

Nosotros intentamos pasar la inquietud a un supervisor o cuaqluiera de esas personas que se ubican en un espacio que parece centro de control. No había nadie y nos fuimos “sin pagar” hacia la Calle Centre.

¿Incidente pequeño?

NO. Es algo permanete que venimos observando y que debe ser parte del origen de las dificultades financieras de una entidad como el MBTA.

Aquella noche nuestra intención era confirmar un hecho que también es permanente en los vehículos que administra el MBTA: La suciedad en los coches de la Línea Naranja o en los buses que llegan o salen de Forest Hills. Todavía estoy en proceso de investigación’ pero ya puedo adelantar que los días del periódico gratis, son los de mayor suciedad y que la competencia va empatada; Nosotros ensuciando a todo lo que podemos y ellos sin limpiar.(s.m.o.)

Andy Zagastizábal