Nuevo estudio investiga los impactos del ruido en los residentes

December 23, 2016
By

De Beth Treffeisen

Especial a la Gaceta

El ruido de la construcción, los aviones, las bocinas de los coches y la música alta, todos contribuyen al paisaje sonoro de Boston que afecta a la gente que vive y trabaja en la ciudad.

Erica Walker, una estudiante de doctorado en Harvard T.H. Chin School of Public Health, procura medir e investigar cómo el ruido afecta a la salud humana en nuestros vecindarios.

Para su informe de ruido de 2016, la primera evaluación comprensiva del ruido en Boston desde 1971, ella creó un mapa, habló con residentes y publicó reportes para cada barrio con el fin de entender mejor cómo el ruido influye de manera positiva y negativa la percepción del ruido y los niveles de ruido.

Respecto a decibelios, algunos de los lugares más ruidosos de la ciudad están en el barrio chino y el centro, pero la percepción del ruido es la más alta en lugares como East Boston.

“Dorchester es un barrio que se fue por las nubes”, dijo Walker, con muchos coches, sitios de construcción y más causas del ruido.

“Tiene de todo. Es realmente el peor de los escenarios”, dijo.

Por otro lado, el área de Fenway-Longwood tiene todos los mismos problemas que tendría un barrio más grande, pero dentro de un espacio residencial más pequeño.

“Dorchester es el barrio más grande así que [el ruido] es algo que se esperaría ya que tiene de todo”, dijo Walker. “Fenway se destacó porque es un barrio más chico pero tiene los mismos problemas”.

Walker dijo que hay mucho ruido en conexión con los conciertos en Fenway Park, los estudiantes universitarios y hasta el ruido de aviones que contribuían al paisaje sonoro del vecindario.

Walker medía el ruido en 400 sitios de la ciudad en varios momentos del día.

Más de mil residentes contestaron una encuesta de ruido. Voluntarios todavía pueden participar en la encuesta en línea que será parte de un estudio en 2020.

Con el fin de solicitar comentarios, Walker participó en más de 20 charlas comunitarias y académicas. También colaboró con

Imagine Boston 2030 mientras buscaba comentarios de entre residentes de Boston.

Walker también analizó quejas sobre el ruido de la Ciudad y realizó retratos de sonido para descubrir cómo el ruido impacta a la salud de las personas.

Las vecindades de Dorchester y Allston-Brighton tenían la cantidad más alta de quejas sobre el ruido durante el año pasado debido a sus fiestas ruidosas en los fines de semana.

Cuatro vecindarios de Boston – Dorchester, East Boston, South Boston, y el barrio chino/centro – sacaron la calificación “F” respecto al paisaje sonoro. Jamaica Plain se califica de “D-”.

Para todos los encuestados, los fuentes de ruido más molestos son cualquier ruido después de las 10 de la noche, los aviones, la construcción y el turismo. Las respuestas varían dependiendo del barrio.

La falta de sueño y de descanso ocasionada por el ruido era la queja de salud más común de entre los encuestados.

         Walker se interesó en el impacto del ruido en la salud cuando era una estudiante de posgrado en Tufts University. En su apartamento fuera del campus tuvo problemas con la familia que vivía en el piso de arriba.

“Los niños correteaban y me enloqueció”, dijo Walker.

Cuando sus esfuerzos por hablar con la familia y eventualmente con la policía fueron en vano, buscaba ayuda en el internet. Aprendió muy rápido que la ciudad no podía hacer nada y encontró una comunidad de personas en línea que experimentaban los mismos problemas que ella.

“Me di cuenta de que el asunto era más grande que mi propia situación”, dijo Walker.

Ella espera que la publicación de su estudio invite más respuestas y inspire a la gente a interesarse en el ruido.

Además, quiere que el estudio forme parte del estudio ambiental de la Ciudad. Walker espera que con el uso de notas de calificación habrá políticas futuras que regulan el ruido en los barrios.

“Es un asunto enorme”, dijo Walker. “Las personas no pueden dormir ni descansar en sus propias casas”.

“Puede leer el informe completo y contestar la encuesta en noiseandthecity.org.

 

Archives