Educar y reforma al debate

December 18, 2009
By

Andy Zagastizábal

¿Cuántos frentes de batalla tiene abierta la educación en estos momentos?
Si la pregunta fuera material de las pruebas de MCAS, que tienen que responder nuestros estudiantes. sería todo un problema, porque hay tantos que hasta los especialistas que están lidiando con el asunto no pueden precisar.

Trasladamos la inquietud a Claudio Martínez, que es un integrante bastante activo en el Comité de las Escuelas Públicas de Boston y prefirió no mencionar la cantidad; pero sí llamar la atención por el momento importante en que nos encontramos, el mismo que podría llevarnos a una verdadera revolución en materia educativa.

Se refiere, naturalmente, al proyecto de Reforma Educativa que ya está en manos de nuestros legisladores y se orienta a tomar cuerpo apenas regresen de sus vacaciones o dejen de lado los asuntos conflictivos que los ocupan.

El pasado mes, el llamado Education Reform Act of 2009 pasó en el senado por una votación de 28 a 11; pero ahora está en el camino de las revisiones finales antes de convertirse en ley y por ello Martínez visiona un debate muy amplio en la comunidad.

Como todo proyecto este asunto tiene muchos aspectos que analizar; pero hay uno que el director ejecutivo de Hyde Square Task Force resalta porque la legislación nos llevaría a ser calificados como recipientes de fondos federales que se conocen como “Race to the Top” funds.

La pregunta natural es ¿qué es eso?, y Claudio nos explica que se trata de un programa de acceso a fondos federales que son provistos a través del llamado “2009 American Recovery and Reinvestment Act”. “El objetivo de este programa es promover y dar poder a los estados a emprender una significativa reforma de la educación y servir mejor a los estudiantes”.

Martínez agrega que si Massachusetts resulta seleccionado estaría inmediatamente habilitado a recibir más de $100 millones para iniciar en poco tiempo inversiones en profesorado, en mejorar la infraestructura y la informática y dar un cambio total a las escuelas con bajo rendimiento.

“Como parte de la coalición ‘Massachusetts ‘Race to the Top’, tengo que destacar los esfuerzos que hace el legislativo por darnos una nueva ley de Reforma Educativo y por ello aplaudo el apoyo inicial del senado; pero el trabajo no es solamente allí, a nosotros, el pueblo, nos corresponde tomar partido en esta discusión, para hacer que el proyecto se convierta en realidad”.

¿Cómo se puede dar esa participación?

“Primero que nada tenemos que enterarnos en qué consiste este proyecto de reforma educativa y familiarizar a toda nuestra gente, especialmente a los amigos y los miembros del grupo familiar en las características del plan. La democracia nos permite igualmente llegar directamente a nuestros legisladores para transmitirles nuestras inquietudes y pedirles una posición clara al respecto.
No podemos quedarnos al margen de la discusión porque la educación es tarea de todos.

Estamos a pocos pasos de lograr un cambio impresionante que no se ha visto en 15 años, y su voz tiene que ser escuchada”, recalca finalmente Martínez.

“Y de eso se trata precisamente” dice, por su lado, Myriam Ortiz de la Red Organizativa de Padres de las Escuelas Públicas de Boston, informando que el BPON ha organizado muchas actividades para que la comunidad participe en la discusión.

El miércoles pasado, precisamente hubo una marcha al local del Comité Escolar, para dar a conocer que los padres que tienen hijos en las escuelas publicas de Boston necesitan ser escuchados en torno a la serie de proyectos que afectarán nuestras escuelas. Hay apoyo al proyecto de la reforma educativa; pero como existen proyectos paralelos donde se habla de toma de escuelas por el estado, de cambios radicales o de cierres, hay que llegar a situaciones que concuerden con la realidad. Escuelas Charter fue otro tema y queda todavía por hablar en qué quedará el proyecto de la Superintendente Johnson de “llegar a la excelencia en 5 años”.

Best of JP 2014